Somos una empresa dedicada a ayudar a nuestros clientes a incrementar su cultura de análisis y toma de decisiones basada en datos.

Apoyamos a nuestros clientes a utilizar Tableau y Alteryx, desde la venta de su primera licencia hasta la adopción en toda la organización.

Hoshin Kanri: Planeación estratégica japonesa para todos

Todos reconocemos que los japoneses son simples y directos y no echan rollo. Cuando hablamos de planeación estratégica y de indicadores nos interesa lograr el resultado, no perdernos explicando el por qué no pudimos.

Planeamos para:

  • Definir objetivos.
  • Elaborar planes concretos.
  • Encontrar indicadores medibles y entendibles.
  • Comunicar eficientemente objetivos y planes al interior de empres.
  • Trabajar en equipo y cumplir los objetivos.

Parecen muchas cosas a la vez. Podrías pensar que toma meses o años adquirir los conocimientos de planeación estratégica que se necesitan para lograrlo.

Afortunadamente, no es así. Planear no es tan complejo como parece. Ya los japoneses nos simplificaron el camino con Hoshin Kanri, un método de planeación estratégica y de mejora que utilizan empresas de todo tamaño, y que bien aprendido, nos permite en poco tiempo planear estratégicamente.

Para aplicar Hoshin Kanri (*) es necesario utilizar algunas técnicas de calidad japonesa, un buen entrenamiento en la metodología, sentido común y mucha práctica.

En Hoshin Kanri, como en muchas cosas de la vida, para mejorar es necesario saber lo que queremos. Si sabemos lo que queremos Hoshin Kanri nos ayuda a conseguir el objetivo.

En cualquier empresa es ideal que la mejora y la planeación estratégica empiecen en la Dirección General y de allí llegue a las demás áreas, lo cual, a veces no sucede.

Utilizando Hoshin Kanri, sin embargo, podemos mejorar tanto si somos la dirección general como si somos de mandos medios.

Los 5 puntos clave que tenemos que definir en nuestro proceso de mejora usando Hoshin Kanri son los siguientes:

  • Objetivo
  • Meta
  • Estrategia
  • Indicado
  • Persona Responsable.

Objetivo: Lo que queremos lograr. Debemos definirlo de manera sencilla. El objetivo es lo más importante, lo que nos va a ayudar a consolidar nuestra empresa, nuestra dirección ó nuestra gerencia.

Meta: Valor a lograr para cumplir el objetivo. Es clave en el proceso de planeación fijemos una meta realista. Para definir nuestra meta es necesario analizar, entre otros factores, el mercado, el comportamiento de nuestros principales indicadores, y conocer nuestras fortalezas y debilidades.

Estrategia: Acciones que vamos a implementar para lograr la meta. Se recomienda que las estrategias sean 3 ó 4 como máximo, para focalizarnos en las prioritarias. Si tratamos de implementar un número mayor de estrategias, como cada una se ramifica en varias en las áreas inferiores, es probable que nuestras actividades sean demasiadas e inmanejables, y nos compliquen en exceso la supervisión y el seguimiento de las mismas.

Indicador. Nos ayuda a supervisar el logro del objetivo en todo el período de tiempo que elegimos. La periodicidad con la que vamos a generar indicadores dependerá de la periodicidad con la que queramos supervisar el cumplimiento de las metas. Así, podemos generar indicadores diarios, semanales, mensuales ó con la periodicidad que nos convenga. El indicador también se conoce como KPI ó Key Performance Indicator.

Persona responsable. Es el encargado de implementar, ejecutar y vigilar el cumplimiento de la estrategia. Para ejecutar la estrategia el responsable deberá diseñar planes de trabajo y probablemente dividir las acciones a realizar entre las áreas que apoyan. Es importante que el responsable tenga nombre y apellido.